De la Soledad a la Felicidad

Estar solo también tiene su punto...

Todos tenemos momentos de soledad en nuestra vida que pueden aparecer muchas veces sin haberlos demandado, aunque en otras ocasiones si hayan sido provocados por nosotros mismos.

La soledad siempre ha tenido en nuestra cultura occidental una connotación negativa yendo acompañada de ciertos prejuicios sociales. Sin embargo, si sabemos encauzarla correctamente podemos aprovechar la oportunidad de conocer gente nueva, vivir nuevas experiencias y sobre todo lo más importante conocernos a nosotros mismos para iniciar una nueva etapa en nuestra vida.

Estar solo nos ayudará a poner orden nuestra mente y escuchar nuestro interior. El ritmo de vida que llevamos no nos permite ratos de soledad y de silencio, de hecho a mucha gente la soledad le horroriza y tiene que llenar el tiempo con mil y una actividad para sentirse vivo. Muchos de nosotros somos incapaces de llegar a casa y estar en silencio, directamente encenderemos la radio, la música o la televisión mientras hacemos otras cosas.

Además, estar solo te permitirá conocerte y aprender cosas de ti mismo que jamás hubieses imaginado. Cuando pasamos tiempo solos nos damos cuenta de lo que realmente nos rodea y conectamos con ello para luego poder ser más receptivo a nuevas situaciones y quizá no caer de nuevo de patrones actitudinales que pudieron llevarnos a esa soledad.

La soledad te permitirá aprender a ser menos dependiente. Muchas veces tenemos una necesidad imperiosa de mantener el contacto permanente con gente, pero quizá en ciertos momentos de nuestra vida necesitemos hacer una parada y dejar un tiempo de silencio. Debemos ser capaces de tener la misma cantidad de interacción social y de soledad para que la balanza esté equilibrada.

La soledad no es solo cosa de ascetas y ermitaños, de hecho debemos quitarnos de la mente esa connotación negativa. La soledad  nos puede ayudar a mejorar la relación más importante de nuestra vida: la relación con nosotros mismos.

Pero la soledad no debe acompañarte constantemente. En cualquier situación de crisis o de pérdida de cualquier tipo el apoyo social, es decir el contacto con gente allegada, o gente que esté pasando o haya pasado por una situación similar, es una estupenda estrategia para afrontar dichas situaciones.

Viejos y nuevos amigos, así como confidentes o compañeros te proporcionan un espacio para compartir sentimientos y descubrir que puedes afrontar tu situación desde una nueva perspectiva.

Deja un tiempo para la reflexión y el autoconocimiento a través de esa soledad, pero después decídete a buscar gente con quien compartir todo lo que tú quieras.


Dejanos saber que te parece

Código seguridad

Imagen de verificación