Apreciemos los valores de la arquitectura en nuestro entorno

Para comenzar esta reflexión voy a parafrasear a un buen amigo y gran arquitecto, Ángel Luis Tendero, de ALT Arquitectura (www.altarquitectura.es):

Encontrar los valores de la arquitectura, en el entorno que nos rodea, es el primer paso ineludible, para poder apreciar posteriormente la arquitectura. Y esos valores están ahí, delante de nuestros ojos, a cada paso

Y, me pregunto, ¿cómo los encontraremos? Sencillamente con una mirada curiosa, crítica y analítica. Están ahí, sólo hay que ser conscientes de ellos.

Buscaremos y encontraremos tanto en la naturaleza como en el entorno humanizado aquellos elementos que definen la arquitectura: la escala, el tamaño, la geometría, el ritmo, la armonía, el orden (y el desorden), la horizontalidad, la verticalidad, la simetría, la textura, el color y tantos otros que los hombres han empleado siempre en sus creaciones.

Por supuesto, hay elementos que se han utilizado en la arquitectura con una clara inspiración natural, qué magnífico ejemplo de ello es el genial Antoni Gaudí. Pero no sólo existen interpretaciones tan obvias en la arquitectura, existen otras más sutiles algunas incluso difícilmente identificables. Es un reto encontrarlas en lenguajes más contemporáneos o modernos; pero también éstos se sirven de los mismos valores.

Y no pensemos que siempre se trata de un empeño intelectual de un arquitecto. Podremos encontrar estos valores en aquella arquitectura “sin arquitectos”, la arquitectura desarrollada para cubrir aquellas necesidades humanas desde el inicio de los tiempos. Aún podemos apreciar este tipo de arquitectura especialmente en el entorno rural, no sólo las viviendas, sino también las edificaciones agrarias, pozos, muros y vallados, palomares y tantos otros ejemplos que son verdadera arquitectura sin la firma de un arquitecto.

Os propongo que salgáis a la calle e intentéis buscar algunos de esos valores en la arquitectura de vuestro entorno inmediato. Seguro que con esa mirada analítica descubriréis todos los que he mencionado anteriormente y seguro que muchos más. Seguro que, además, identificaréis las relaciones entre la arquitectura y la naturaleza.

Espero que compartáis con nosotros los hallazgos que realicéis.


Dejanos saber que te parece

Código seguridad

Imagen de verificación